Lo más importante no es la cámara, sino el ojo
Alfred Eisenstaedt